Especialistas en intalaciones de piscinas

Los técnicos de Valpool tienen una amplia experiencia en la instalación de cualquier elemento de filtración, depuración y desinfección de piscinas.

  • Filtros para piscinas particulares y para instalaciones de grandes dimensiones, como son las piscinas públicas y comunidades de vecinos.

  • Bombas de Aspiración
  • Bombas de Calor para la climatizar la piscina.
  • Bombas Peristálticas para automatizar la inyección de productos químicos para el correcto mantenimiento del agua.
  • Bombas de Aire para jacuzzis y para piscinas.
  • Paneles de control de piscinas publicas y privadas.
  • Equipos automáticos de cloración. Dosificador de cloro semi-automáticos.
  • Clorador salino o Electrolisis salina.

Todos los equipos tienen su garantía de 2 años, más nuestra garantía por la instalación.

Reparaciones de equipos de piscinas en Valencia

Valpool tiene un equipo de técnicos encargados de la reparación de bombas, filtros, válvulas, robots limpiafondos piscinas, etc.

Las reparaciones frecuentes son:

  • Cambios de arena en filtros.
  • Reparación de bomba de piscinas.
  • Reparación o cambio de Válvulas y llaves selectoras de filtros.
  • Recambios o repuestos de bombas, filtros, paneles de control, etc.
  • Recambios piezas de robots limpiafondos.
  • Cambios de sondas de ph.
  • Cambios de sondas ORP.
  • Limpieza o cambios en células de equipos de electrolisis salinas.

Cloración salina para el mantenimiento de piscinas, ¿sí o no?

La desinfección y tratamiento del agua es fundamental para el mantenimiento de piscinas adecuado. Últimamente el sistema de cloración salina está recogiendo muchos adeptos frente al método tradicional, ¿a qué es debido?

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la cloración salina en el mantenimiento de piscinas?

Antes de comentar los pros y los contras de la cloración salina para el mantenimiento de nuestra piscina, aclaremos bien qué es la cloración salina para aquellos que hayan oído hablar de este sistema pero no sepan muy bien en qué consiste.

La cloración salina debe su existencia al físico inglés Michael Faraday en 1834, y comprende un proceso por el cual se añade cloruro sódico (sal común) al agua y mediante un aparato eléctrico se separa el cloro del sodio, de manera que el cloro por separado actúa como desinfectante y destruye algas, bacterias y hongos. Posteriormente este activo desinfectante se reconvierte de nuevo en sal y así sucesivamente.

 

Este sistema de cloración convive con el método tradicional para la desinfección del agua, si bien frente a este la cloración salina se ha convertido para muchos (spas, piscinas deportivas, balnearios, parques acuáticos…) en la solución ideal. Pero valoremos a continuación sus ventajas y sus desventajas.

Entre las ventajas de la cloración salina para el mantenimiento de las piscinas destaca su fácil instalación, su sencillez de manejo y un dato muy importante: permite hasta un 80% de ahorro en el mantenimiento de nuestra piscina. El consumo eléctrico del sistema de cloración salina es el equivalente a una bombilla de bajo consumo, ya que aprovecha la misma energía de la bomba de la depuradora, y se ha comprobado que el agua de la piscina puede mantenerse en perfecto estado por más tiempo.

Por otra parte, este sistema de mantenimiento del agua permite un ahorro del 100% en el gasto de productos químicos. El único producto químico que tendrás que comprar es el reductor del PH, normalmente, una vez al año. Respecto a la sal, solamente debe añadirse cada tres o cuatro años, salvo que se realicen vaciados o lavados con descarga al desagüe de forma habitual.

La calidad del agua es notablemente mejor que la tratada de manera tradicional y más saludable, ya que al actuar como un suave pero eficaz antiséptico natural, notas que tras el baño la piel no se reseca y no tienes sensación de tirantez, el pelo no se quema ni se apelmaza y los ojos no se enrojecen. También la cloración salina tiene efecto floculante y elimina las partículas que enturbian el agua de forma que nos evita que tengamos que añadir floculante líquido a nuestra piscina.

Como inconvenientes encontramos uno, y es su elevado coste inicial. Los equipos de cloración salina son caros, ya que están fabricados con materiales como el titanio y el óxido de platino, pero como hemos visto sus ventajas para el mantenimiento de piscinas son diversas.

No es aconsejable que si estamos dispuestos a mantener nuestra piscina mediante cloración salina, por querer rebajar el gasto inicial adquiramos un equipo con una capacidad inferior a las dimensiones de nuestra piscina. Esto puede hacer que a la larga incurramos en un mayor gasto pues para conseguir unos buenos resultados gastaremos mayor cantidad de electricidad e incluso puede que necesitemos hacer uso de productos químicos. Otra recomendación es que tampoco adquiramos un sistema de cloración salina sin regulación automática del PH o de lo contrario tendremos que agregar al agua productos bastante corrosivos.